Menu
icon_home.gif Inicio
tree-T.gif Archivo de noticias
· Descargas
tree-T.gif Contacto
· Enlaces

 Trabajadores y Estudiantes x Cobre y Educación

 Fundir y Refinar el Cobre en Chile

 Contacto
 Agreganos a favoritos
 Haznos tu pagina de inicio
 
 

 Último discurso de Salvador Allende

 Antuco: Caídos sin guerra...

 El cobre de Chile no es chileno

 VALPARAISO: NO SE PUEDE VIVIR SIN CONOCERLO

 ENLACES WEB
Enlaces en total:
Categorías: 10
Visitados en total:

Ultimos Enlaces
· 1: Werken
[Visitas: 79]

· 2: Mujeres en la Minería (Caso El Teniente)
[Visitas: 400]

· 3: Recuperemos Chile
[Visitas: 835]

· 4: Primera Piedra
[Visitas: 947]

· 5: CASO PENTA-SQM
[Visitas: 1761]

· 6: Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo
[Visitas: 2121]

· 7: No más AFP
[Visitas: 3053]

· 8: SITECO Rancagua
[Visitas: 4556]

· 9: Poderopedia (las relaciones del poder)
[Visitas: 5219]

· 10: Meli Wixan Mapu
[Visitas: 5474]


Lo más visitado
· 1: Cubainformación.tv
[Visitas: 32197]

· 2: Rebelion
[Visitas: 14387]

· 3: La rebeldia de los inmigrantes
[Visitas: 13850]

· 4: Aporrea.org
[Visitas: 12499]

· 5: FITIM
[Visitas: 11765]

· 6: PURO CHILE
[Visitas: 11544]

· 7: Fortín Mapocho
[Visitas: 11297]

· 8: Hugo Chavéz Frías
[Visitas: 11247]

· 9: Frente Patriótico Manuel Rodriguez
[Visitas: 11225]

· 10: Resistencia Minera
[Visitas: 10973]


 Asi reprimen al Pueblo Mapuche para... SAQUEAR

 INFORMATE

 DESAFIO

 Cobre Chileno ¿Nuestro?

 La Poesia de mis Compañeros

 Asensores de Valpo

 ALLENDE a la juventud latinoamericana ...

 Jorge Lavandero / El Cobre No Es de Chile

 El Cobre en manos de Transnacionales

 Jorge Lavandero expone a las Transnacionales mineras


POR UN RECONOCIMIENTO DE CHILE A LOS MILITARES CONSTITUCIONALISTAS
Enviado el sábado, 09 de septiembre a las 20:14:20 por editor

La Patria debe rendir en La Moneda un Homenaje a los militares constitucionalistas y levantar un monumento en su memoria
http://www.laizquierdadiario.cl/IMG/arton54111.jpg

 El General Prats y el General Schneider, ambos Cmtes en Jefes del Ejercito Chileno, Constitucionalistas y  asesinados por los esbirros del Imperialismo Yanquee

En el Chile de hoy, a 44 años del golpe militar pocos conocen la historia por dentro, tanto antes como después del golpe. Muchos prefieren refugiarse en el mito de la prescindencia política de las filas FFAA. Volver una y otra vez sobre ese mito resulta absurdo después de 17 años de dictadura militar la política entró a los recintos militares para quedarse. El Estado no es una entidad política neutra y las FFAA son parte del Estado.

Jorge Lavandero, Hugo Latorre, Héctor Vega



Es preciso aclarar dos situaciones. La primera, es que en las FFAA hubo quienes se aliaron con la derecha y DC golpistas y otros que defendieron el Estado y los derechos consagrados en la Constitución es decir los constitucionalistas.

Los golpistas proclamaron que defendían la Constitución y para ello eligieron el expedito camino de destruirla para defenderla. Curiosa situación –no por ello menos dramática– que permite el análisis crítico de lo sucedido.

La segunda situación muestra como el problema no se agotó cuando sobrevino la transición pactada. Por el contrario, la política se instaló, esta vez desde la democracia para redefinir una nueva institucionalidad que asumiera los valores que defendieron los constitucionalistas.

La civilidad fue fundamental para restablecer el diálogo democrático. Sin embargo, este reconocimiento no es suficiente si no reconocemos a quienes lucharon en las FFAA por la Constitución y la institucionalidad democrática que en aquella época se plasmaba en la Carta de 1925. Asumir este reconocimiento es esencial para que nunca más las armas se vuelvan contra el pueblo y que este se reconozca en sus FFAA.

La propuesta de hacer un reconocimiento oficial implícitamente democrático va más allá de los actos de justicia que se ventilan en los tribunales. Actos que son necesarios pero que no agotan la intención política fundamental. Nadie puede olvidar que Pinochet tuvo un asiento en el parlamento –producto del pacto que permitió a la Concertación acceder al poder. Esto es tan inexplicable como sería aceptar la idea que Hitler hubiese tenido un asiento en el parlamento de la Bundesrepublik.

Han sido demasiados los errores, omisiones e injusticias con la memoria histórica de los militares constitucionalistas. El acto de reparación que propiciamos desde el mundo civil cobra fortaleza y fuerza cuando entendemos que el concepto de República y de democracia están en juego.

Por el significado que tiene en Chile la presidencia creo que el llamado al acto que propiciamos en La Moneda debe provenir de la presidenta Bachelet. Si ello fuere así el reconocimiento de los militares constitucionalistas tendría una tremenda repercusión y sin duda motivaría a la civilidad para aceptar este gesto que nos reconciliaría con actitudes equívocas que plagaron los primeros años de la llamada transición.

No quiero terminar estas líneas sin citar las palabras de un militar constitucionalista de la época. Palabras que las generaciones actuales deben conocer pues develan el espíritu de aquellos que enfrentaron la traición y el deshonor.

El general César Benavides, confabulado en el golpe de 1973, posteriormente ministro del Interior y Defensa y miembro de la Junta Militar ordenó a su jefe de Estado Mayor, el coronel José Domingo Ramos, que citara a reunión a todo el cuartel general. En presencia de 20 oficiales expresó que desde ese momento las FFAA se hacían cargo del país y que las operaciones del golpe estaban en marcha en todo el territorio. Finalizó expresando que no se daría un paso atrás.

El coronel Ramos pidió la palabra:

“Mire, mi general, no comparto la solución que se ha adoptado para los problemas nacionales. Si me hubieran preguntado una semana antes, yo habría dado todas mis razones y habría explicado las formas de actuar en un caso así, porque para eso nos han preparado, para eso tenemos una profesión y una especialización en el mando. Pero ahora que usted ha dicho que no darán ni un paso atrás, todo lo que tendría que decir ya no tiene sentido. Mi general, disponga de mí, porque no lo voy a acompañar. Este no es el camino, va en contra de mis principios y de los de la institución, los de no intervención en la política nacional”.

Benavides solo dijo:

–¡Se acepta su retiro, coronel! ¡Puede entregar su cargo!

Luego le ordenó que pasara a una pieza lateral. Ramos entendió que eso significaba quedar detenido.

–No, no iré a ese despacho. Solo pido hacer entrega inmediata de mi puesto.

Minutos después, Ramos llamó a su esposa y le pidió que le enviara el único traje de civil que colgaba en su armario. En su oficina ya estaba el comandante Roberto Soto Mackeney, su reemplazante. Poco después, abandonó a pie la Escuela Militar. No imaginó que era también el corte definitivo con su «familia militar».

(Relato basado en “La Conjura” publicada por CIPER y su directora Mónica González en el año 2000. http://ciperchile.cl/2013/09/06/la-conjura/ Véase además el relato de José Galiano, “Muerte de un Coronel constitucionalista” en www.fortinmapocho.com/detalle.asp?iPro=1695&iType=126 )

La Patria debe rendir en La Moneda un homenaje a los militares constitucionalistas y levantar un monumento en su memoria

Muchos de nuestras compatriotas rindieron su vida por sus convicciones democráticas y republicanas, así como otros que fueron torturados y exiliados de su propia patria. Sin embargo, existe un grupo de nuestros hermanos que no ha sido recordado suficientemente. Son los militares constitucionalistas. ¿Es posible que la Patria los haya excluido de su memoria? Recordemos que los militares constitucionalistas se enfrentaron a los golpistas al interior de las Fuerzas Armadas.

No olvidemos que unidades del Regimiento Buin, que surgiera con el nacimiento de la república en 1810, se enfrentaron el 29 de junio de 1973 a los militares sublevados del Blindado N° 2, el batallón de Telecomunicaciones y civiles de Patria y Libertad que pretendían asaltar La Moneda. Con el golpe, el 11 de septiembre, oficiales del Buin fueron apartados de las filas, aprisionados y torturados por los golpistas. Así, mucho antes que nosotros estos militares constitucionalistas se opusieron cuando se preparaba el golpe y por cierto cuando él se realizó, más aún muchos de ellos trataron de advertirle a los civiles de izquierda, pero estos ensoberbecidos, los desoyeron y hasta los apartaron.

Soldados conscriptos, suboficiales, oficiales subalternos y oficiales superiores, algunos generales de las FF.AA y carabineros sostenidos por sus principios y valores se opusieron siempre al golpe de Estado, ellos y sus familias pagaron por sus convicciones democráticas. Algunos de nosotros, tratamos de incluirlos en los beneficios otorgados a aquellos perseguidos por la dictadura. Están los muros recordatorios con los nombres valiosos de civiles que se opusieron a la dictadura, pero no están aquellos que desde el interior de las filas militares se jugaron la vida para defender la institucionalidad, al presidente de Chile Salvador Allende y al pueblo que democráticamente lo sostuvo.

La historia muestra el honor, la honestidad y la honradez del cuerpo militar que defendió la institucionalidad democrática, frente a la brutalidad, el deshonor, la corrupción y el despotismo de quienes transgredieron su propio juramento. Es el contraste entre la grandeza de quienes defendieron el régimen constitucional y los otros que se convirtieron en defensores de la derecha económica, aquellos que instauraron un sistema donde sus beneficios pudieran ser distribuidos entre un grupo de privilegiados y las multinacionales extranjeras.

Este relato histórico tiene un contenido moral de alta significación histórica en el destino de nuestro país. Más aún, las actuales generaciones están en deuda con quienes defendiendo el régimen constitucional nos señalaron un camino de sacrificio, consecuencia y honestidad.

Este testimonio está en la penumbra de nuestra historia. Es nuestro deber rescatarlo. Por esto, demandamos que en el recinto de los presidentes de Chile la Patria rinda un homenaje a quienes entendieron su defensa como un sacrificio que iba aún más allá de sus propias vidas y se levante un monumento a su memoria financiado por la ciudadanía.

Firman: Jorge Lavandero, Hugo Latorre, Héctor Vega

Más

Víctimas pertenecientes al Ejército

Entre las víctimas pertenecientes al Ejército se encuentran:

General Carlos Prats, ex-Comandante en Jefe del Ejército, asesinado por la DINA mediante un atentado terrorista en Buenos Aires en 1974.

Capitán Osvaldo Federico Heyder Goycolea, asesinado en 1975 por la DINA.

Michel Selim Nash Saez, Conscripto (19 años), asesinado el 29 de septiembre, en el Campamento de Prisioneros de Pisagua.4

Luis Iván Lavanderos Lastate, Mayor (37 años), asesinado el 18 de octubre de 1973 en Santiago, presumiblemente por auxiliar a prisioneros del Estadio Nacional.

General Augusto Lutz, involucrado en Violaciones de los Derechos Humanos, fue presuntamente envenenado por la DINA en 1974.

General Óscar Bonilla, muerto en un accidente de helicóptero7

Cabo 2° Manuel Nemesio Valdez, detenido el 18 de noviembre de 1974 en Escuela de Caballería de Quillota. Detenido Desaparecido.

Víctimas pertenecientes a la Armada

La Armada fue una de las ramas de las Fuerzas Armadas que presentó mayor oposición al Golpe de Estado. El mismo días del Golpe, por orden del Almirante Merino, se detuvo al Comandante en Jefe de la Armada Almirante Raúl Montero, quien era conocido por sus posiciones constitucionalistas. El mismo día se daba de baja a Jorge Domínguez, subsecretario de Marina.

En 1976 un Juez Naval, el vicealmirante Jorge Paredes condenó por sedición al demostrar una supuesta la planificación de una toma violenta por parte de guerrilleros de extrema izquierda de los barcos de la Armada, incluyendo el asesinato de los oficiales a cargo que no se plegaran a dicha rebelión y el posterior bombardeo, desde el mar, de fuertes navales y sectores navales residenciales, a:

1 sargento, 12 cabos, 28 marineros y 10 funcionarios de ASMAR Talcahuano.

En total 92 marinos fueron condenados a penas de prisión de entre 3 y 8 años, pero fueron beneficiados por la Ley de Amnistía dictada por Augusto Pinochet en 1978, la que no ha sido respetada en su aplicación a militares. Los condenados a 3 años cumplieron su pena y desde 1978 la mayoría de ellos se fue al exilio. Otros 2 murieron a consecuencia de supuesta participación en actos terroristas, Ernesto Zúñiga y Alberto Salazar.9

Entre las víctimas pertenecientes a la Armada se encuentran:

Juan Calderón Villalón, Oficial de Marina. Asesinado el 29 de septiembre de 1973 en Pisagua.4

Juan Jiménez Vidal, Oficial de Marina. Asesinado el 29 de septiembre de 1973 en Pisagua.

Alberto Salazar Briceño, Oficial (R) de la Armada. Asesinado el 23 de junio de 1979 en Concepción.

Juan Cárdenas, sargento, torturado y exiliado.

Rodolfo Alfaro Repfening, Sub-Oficial, torturado, dado de baja y exiliado.

Víctimas pertenecientes a la Fuerza Aérea

Inmediatamente después del golpe, el Comandate en Jefe de la FACH, Gustavo Leigh Guzmán, ordenó una "depuración" entre las filas de la institución, siendo implacables contra sus propios compañeros de armas. Alrededor de 700 uniformados y civiles (un 10% de la dotación institucional), fueron detenidos y torturados.

En 1974 un grupo de oficiales de la Fach detenidos ilegalemente escribieron la "Proclama desde la cárcel de oficiales democráticos de la FACH", la cual fue firmada entre otros por el General Alberto Bachelet y el Coronel Carlos Ominami Daza.

"En esta celda estuvieron junto a otros en esta cárcel, víctimas de la persecución fascista, los siguientes oficiales de la FACH, apresados y torturados por la Fiscalía de Aviación."

Durante su cautiverio el General Alberto Bachelet murió a consecuencia de un infarto. Además fueron asesinados otros dos soldados y el Cabo Pedro Zunini Silva enloqueció a causa de los apremios ilegítimos. Entre las víctimas pertenecientes a la Fach se encuentran:

General Alberto Bachelet, padre de la presidente Michelle Bachelet, muerto durante el periodo de privación de libertad.

General Jorge Poblete.

Coronel Carlos Ominami Daza, padre del exsenador Carlos Ominami.

Coronel Rolando Miranda.

Capitán Jorge Silva.

Capitán Ernesto Galaz.

Capitán Carlos Carbacho.

Capitán Raúl Vergara.

Rafael Reyes, sargento ejecutado durante las torturas en la Academia de Guerra Aérea.

Víctimas pertenecientes a Carabineros

Gracias a su participación en el Golpe de Estado, el General de Bienestar de la institución César Mendoza Durán, fue nombrado por Pinochet como General Director de Carabineros, el 12 de septiembre de 1973; luego de haber detenido y pasado a retiro a las primeras 7 antigüedades de Carabineros:

José María Sepúlveda Galindo, Director General;

Jorge Urrutia Quintano, Subdirector;

Pedro Mayorga Martínez, Jefe del Departamento de Instrucción;

Julio de la Fuente Duarte, Departamento de Orden y Seguridad;

Fabián Parada Hormazábal, prefecto de Santiago;

Orestes Salinas Nuñez, Secretario general de la Institución;

Martín Cádiz Ávila, Jefe de la Primera Zona de Inspección.

Pero no solo ellos fueron perseguidos, un total de 150 carabineros fueron exonerados o dados de baja por la institución. Varios de ellos fueron detenidos y torturados, en distintas partes del país, entre los que se cuentan:

Zenón García, Mayor detenido y torturado en la Academia de Guerra Aérea, luego se fue exiliado.

Víctimas pertenecientes a la Policía de Investigaciones

Prefecto Juan Bustos, detenido en abril de 1974 fue asesinado el 2 de mayo de 1974.

Subprefecto Raúl Bacciarini, fusilado el 22 de septiembre de 1973, junto a 5 personas en San Antonio.

Víctimas pertenecientes a la Gendarmería

Director General del entonces Servicio de Prisiones Littré Quiroga Carvajal, asesinado el 15 de septiembre de 1973 en el Estadio Chile mientras permanecía en compañía del cantautor Víctor Jara, con quien pasó sus últimos momentos. Littre Quiroga el día del golpe de Estado se presentó preocupado por los funcionarios de la institución dejándolos en libertad de acción para que se dirijan a sus hogares, sin embargo él no corrió igual suerte, ya que fue detenido el 11 de septiembre de 1973 en el edificio de la dirección general de calle Rosas, 1264, para ser trasladado primero a la 3ª comisaría de Santiago y luego al Regimiento Blindados N°2 del Ejército para ser finalmente recluido en el Estadio Chile, donde fue ejecutado, por lo que solo alcanzó a estar al mando como máxima autoridad penitenciaria desde 1970 hasta el 11 de septiembre de 1973.

Oficial administrativo penitenciario, Alberto Yáñez Carvajal, ejecutado en 1974 en el campo de concentración de Pisagua.

Cabo 1° Isaías Higuera Zuñiga asesinado el 17 de enero de 1974 en el campo de concentración de Pisagua por acción de reiteradas torturas físicas, las que fueron ocasionadas por dos miembros del Ejército llamados Miguel Chile Aguirre Álvarez y Blas Daniel Barraza Quinteros. Isaías Higuera Zuñiga era militante comunista, asunto que le ocasionó ser detenido sin autorización judicial alguna en el penal de Iquique donde el mencionado funcionario fue primero llevado al Regimiento de Telecomunicaciones de la misma ciudad para ser posteriormente en varios días más trasladado al campo de concentración de Pisagua en donde se le mantuvo constantemente solo en una única celda, acompañado de otros detenidos en celdas cercanas a la suya.

Existieron una serie de agresiones que le causaron al gendarme fracturas de las apófisis transversas de las vértebras lumbares y lesiones vitales de contacto, fracturas costales, compresión, contusión, atricción, es decir trauma contuso violento torácico-lumbar. La Jueza Olivares puntualizó como fecha de deceso de Isaías Higuera el día 17 de enero de 1974, a las 5:30 horas, ante lo cual el certificado de defunción emitido por un facultativo también detenido por personal del Ejército, precisa que falleció a los 39 años de edad en la cárcel de Pisagua añadiendo como causa de muerte un infarto cardiaco, aunque señalándose que la auténtica causa originaria era estrés emocional según consigna una actual resolución judicial.

Como castigo hacia el personal de Gendarmería de Chile de la cárcel de Pisagua, el cadáver del gendarme muerto fue primero enterrado en Pisagua, luego exhumado, limpiado y mojado con agua de mar, para luego ponerlo en un cajón que fue llevado desde Iquique a Pisagua siendo mantenido en dependencias de la cárcel local para ser exhibido como advertencia. Solo una funcionaria de Gendarmería pudo ver el rostro del gendarme muerto constatando una hinchazón extrema, ya que el resto del cuerpo estaba cubierto con papel y géneros, sin embargo los funcionarios del Ejército no permitieron en ningún momento que el cajón donde permanecía el cuerpo de la víctima fuese visto por nadie, ni siquiera por sus familiares, ante lo cual finalmente se transportó su cadáver al cementerio N° 3 donde fue sepultado.

Además, un gran número de otros funcionarios de Gendarmería fueron exonerados por razones políticas o dados de baja por las más diversas causas, cuestión que sucedió de igual modo en otras ramas armadas o uniformadas.

Es preciso aclarar dos situaciones. La primera, es que en las FFAA hubo quienes se aliaron con la derecha y DC golpistas y otros que defendieron el Estado y los derechos consagrados en la Constitución es decir los constitucionalistas.

Los golpistas proclamaron que defendían la Constitución y para ello eligieron el expedito camino de destruirla para defenderla. Curiosa situación –no por ello menos dramática– que permite el análisis crítico de lo sucedido.

La segunda situación muestra como el problema no se agotó cuando sobrevino la transición pactada. Por el contrario, la política se instaló, esta vez desde la democracia para redefinir una nueva institucionalidad que asumiera los valores que defendieron los constitucionalistas.

La civilidad fue fundamental para restablecer el diálogo democrático. Sin embargo, este reconocimiento no es suficiente si no reconocemos a quienes lucharon en las FFAA por la Constitución y la institucionalidad democrática que en aquella época se plasmaba en la Carta de 1925. Asumir este reconocimiento es esencial para que nunca más las armas se vuelvan contra el pueblo y que este se reconozca en sus FFAA.

La propuesta de hacer un reconocimiento oficial implícitamente democrático va más allá de los actos de justicia que se ventilan en los tribunales. Actos que son necesarios pero que no agotan la intención política fundamental. Nadie puede olvidar que Pinochet tuvo un asiento en el parlamento –producto del pacto que permitió a la Concertación acceder al poder. Esto es tan inexplicable como sería aceptar la idea que Hitler hubiese tenido un asiento en el parlamento de la Bundesrepublik.

Han sido demasiados los errores, omisiones e injusticias con la memoria histórica de los militares constitucionalistas. El acto de reparación que propiciamos desde el mundo civil cobra fortaleza y fuerza cuando entendemos que el concepto de República y de democracia están en juego.

Por el significado que tiene en Chile la presidencia creo que el llamado al acto que propiciamos en La Moneda debe provenir de la presidenta Bachelet. Si ello fuere así el reconocimiento de los militares constitucionalistas tendría una tremenda repercusión y sin duda motivaría a la civilidad para aceptar este gesto que nos reconciliaría con actitudes equívocas que plagaron los primeros años de la llamada transición.

No quiero terminar estas líneas sin citar las palabras de un militar constitucionalista de la época. Palabras que las generaciones actuales deben conocer pues develan el espíritu de aquellos que enfrentaron la traición y el deshonor.

El general César Benavides, confabulado en el golpe de 1973, posteriormente ministro del Interior y Defensa y miembro de la Junta Militar ordenó a su jefe de Estado Mayor, el coronel José Domingo Ramos, que citara a reunión a todo el cuartel general. En presencia de 20 oficiales expresó que desde ese momento las FFAA se hacían cargo del país y que las operaciones del golpe estaban en marcha en todo el territorio. Finalizó expresando que no se daría un paso atrás.

El coronel Ramos pidió la palabra:

“Mire, mi general, no comparto la solución que se ha adoptado para los problemas nacionales. Si me hubieran preguntado una semana antes, yo habría dado todas mis razones y habría explicado las formas de actuar en un caso así, porque para eso nos han preparado, para eso tenemos una profesión y una especialización en el mando. Pero ahora que usted ha dicho que no darán ni un paso atrás, todo lo que tendría que decir ya no tiene sentido. Mi general, disponga de mí, porque no lo voy a acompañar. Este no es el camino, va en contra de mis principios y de los de la institución, los de no intervención en la política nacional”.

Benavides solo dijo:

–¡Se acepta su retiro, coronel! ¡Puede entregar su cargo!

Luego le ordenó que pasara a una pieza lateral. Ramos entendió que eso significaba quedar detenido.

–No, no iré a ese despacho. Solo pido hacer entrega inmediata de mi puesto.

Minutos después, Ramos llamó a su esposa y le pidió que le enviara el único traje de civil que colgaba en su armario. En su oficina ya estaba el comandante Roberto Soto Mackeney, su reemplazante. Poco después, abandonó a pie la Escuela Militar. No imaginó que era también el corte definitivo con su «familia militar».

(Relato basado en “La Conjura” publicada por CIPER y su directora Mónica González en el año 2000. http://ciperchile.cl/2013/09/06/la-conjura/ Véase además el relato de José Galiano, “Muerte de un Coronel constitucionalista” en www.fortinmapocho.com/detalle.asp?iPro=1695&iType=126 )

La Patria debe rendir en La Moneda un homenaje a los militares constitucionalistas y levantar un monumento en su memoria

Muchos de nuestras compatriotas rindieron su vida por sus convicciones democráticas y republicanas, así como otros que fueron torturados y exiliados de su propia patria. Sin embargo, existe un grupo de nuestros hermanos que no ha sido recordado suficientemente. Son los militares constitucionalistas. ¿Es posible que la Patria los haya excluido de su memoria? Recordemos que los militares constitucionalistas se enfrentaron a los golpistas al interior de las Fuerzas Armadas.

No olvidemos que unidades del Regimiento Buin, que surgiera con el nacimiento de la república en 1810, se enfrentaron el 29 de junio de 1973 a los militares sublevados del Blindado N° 2, el batallón de Telecomunicaciones y civiles de Patria y Libertad que pretendían asaltar La Moneda. Con el golpe, el 11 de septiembre, oficiales del Buin fueron apartados de las filas, aprisionados y torturados por los golpistas. Así, mucho antes que nosotros estos militares constitucionalistas se opusieron cuando se preparaba el golpe y por cierto cuando él se realizó, más aún muchos de ellos trataron de advertirle a los civiles de izquierda, pero estos ensoberbecidos, los desoyeron y hasta los apartaron.

Soldados conscriptos, suboficiales, oficiales subalternos y oficiales superiores, algunos generales de las FF.AA y carabineros sostenidos por sus principios y valores se opusieron siempre al golpe de Estado, ellos y sus familias pagaron por sus convicciones democráticas. Algunos de nosotros, tratamos de incluirlos en los beneficios otorgados a aquellos perseguidos por la dictadura. Están los muros recordatorios con los nombres valiosos de civiles que se opusieron a la dictadura, pero no están aquellos que desde el interior de las filas militares se jugaron la vida para defender la institucionalidad, al presidente de Chile Salvador Allende y al pueblo que democráticamente lo sostuvo.

La historia muestra el honor, la honestidad y la honradez del cuerpo militar que defendió la institucionalidad democrática, frente a la brutalidad, el deshonor, la corrupción y el despotismo de quienes transgredieron su propio juramento. Es el contraste entre la grandeza de quienes defendieron el régimen constitucional y los otros que se convirtieron en defensores de la derecha económica, aquellos que instauraron un sistema donde sus beneficios pudieran ser distribuidos entre un grupo de privilegiados y las multinacionales extranjeras.

Este relato histórico tiene un contenido moral de alta significación histórica en el destino de nuestro país. Más aún, las actuales generaciones están en deuda con quienes defendiendo el régimen constitucional nos señalaron un camino de sacrificio, consecuencia y honestidad.

Este testimonio está en la penumbra de nuestra historia. Es nuestro deber rescatarlo. Por esto, demandamos que en el recinto de los presidentes de Chile la Patria rinda un homenaje a quienes entendieron su defensa como un sacrificio que iba aún más allá de sus propias vidas y se levante un monumento a su memoria financiado por la ciudadanía.

Firman: Jorge Lavandero, Hugo Latorre, Héctor Vega

Más

Víctimas pertenecientes al Ejército

Entre las víctimas pertenecientes al Ejército se encuentran:

General Carlos Prats, ex-Comandante en Jefe del Ejército, asesinado por la DINA mediante un atentado terrorista en Buenos Aires en 1974.

Capitán Osvaldo Federico Heyder Goycolea, asesinado en 1975 por la DINA.

Michel Selim Nash Saez, Conscripto (19 años), asesinado el 29 de septiembre, en el Campamento de Prisioneros de Pisagua.4

Luis Iván Lavanderos Lastate, Mayor (37 años), asesinado el 18 de octubre de 1973 en Santiago, presumiblemente por auxiliar a prisioneros del Estadio Nacional.

General Augusto Lutz, involucrado en Violaciones de los Derechos Humanos, fue presuntamente envenenado por la DINA en 1974.

General Óscar Bonilla, muerto en un accidente de helicóptero7

Cabo 2° Manuel Nemesio Valdez, detenido el 18 de noviembre de 1974 en Escuela de Caballería de Quillota. Detenido Desaparecido.

Víctimas pertenecientes a la Armada

La Armada fue una de las ramas de las Fuerzas Armadas que presentó mayor oposición al Golpe de Estado. El mismo días del Golpe, por orden del Almirante Merino, se detuvo al Comandante en Jefe de la Armada Almirante Raúl Montero, quien era conocido por sus posiciones constitucionalistas. El mismo día se daba de baja a Jorge Domínguez, subsecretario de Marina.

En 1976 un Juez Naval, el vicealmirante Jorge Paredes condenó por sedición al demostrar una supuesta la planificación de una toma violenta por parte de guerrilleros de extrema izquierda de los barcos de la Armada, incluyendo el asesinato de los oficiales a cargo que no se plegaran a dicha rebelión y el posterior bombardeo, desde el mar, de fuertes navales y sectores navales residenciales, a:

1 sargento, 12 cabos, 28 marineros y 10 funcionarios de ASMAR Talcahuano.

En total 92 marinos fueron condenados a penas de prisión de entre 3 y 8 años, pero fueron beneficiados por la Ley de Amnistía dictada por Augusto Pinochet en 1978, la que no ha sido respetada en su aplicación a militares. Los condenados a 3 años cumplieron su pena y desde 1978 la mayoría de ellos se fue al exilio. Otros 2 murieron a consecuencia de supuesta participación en actos terroristas, Ernesto Zúñiga y Alberto Salazar.9

Entre las víctimas pertenecientes a la Armada se encuentran:

Juan Calderón Villalón, Oficial de Marina. Asesinado el 29 de septiembre de 1973 en Pisagua.4

Juan Jiménez Vidal, Oficial de Marina. Asesinado el 29 de septiembre de 1973 en Pisagua.

Alberto Salazar Briceño, Oficial (R) de la Armada. Asesinado el 23 de junio de 1979 en Concepción.

Juan Cárdenas, sargento, torturado y exiliado.

Rodolfo Alfaro Repfening, Sub-Oficial, torturado, dado de baja y exiliado.

Víctimas pertenecientes a la Fuerza Aérea

Inmediatamente después del golpe, el Comandate en Jefe de la FACH, Gustavo Leigh Guzmán, ordenó una "depuración" entre las filas de la institución, siendo implacables contra sus propios compañeros de armas. Alrededor de 700 uniformados y civiles (un 10% de la dotación institucional), fueron detenidos y torturados.

En 1974 un grupo de oficiales de la Fach detenidos ilegalemente escribieron la "Proclama desde la cárcel de oficiales democráticos de la FACH", la cual fue firmada entre otros por el General Alberto Bachelet y el Coronel Carlos Ominami Daza.

"En esta celda estuvieron junto a otros en esta cárcel, víctimas de la persecución fascista, los siguientes oficiales de la FACH, apresados y torturados por la Fiscalía de Aviación."

Durante su cautiverio el General Alberto Bachelet murió a consecuencia de un infarto. Además fueron asesinados otros dos soldados y el Cabo Pedro Zunini Silva enloqueció a causa de los apremios ilegítimos. Entre las víctimas pertenecientes a la Fach se encuentran:

General Alberto Bachelet, padre de la presidente Michelle Bachelet, muerto durante el periodo de privación de libertad.

General Jorge Poblete.

Coronel Carlos Ominami Daza, padre del exsenador Carlos Ominami.

Coronel Rolando Miranda.

Capitán Jorge Silva.

Capitán Ernesto Galaz.

Capitán Carlos Carbacho.

Capitán Raúl Vergara.

Rafael Reyes, sargento ejecutado durante las torturas en la Academia de Guerra Aérea.

Víctimas pertenecientes a Carabineros

Gracias a su participación en el Golpe de Estado, el General de Bienestar de la institución César Mendoza Durán, fue nombrado por Pinochet como General Director de Carabineros, el 12 de septiembre de 1973; luego de haber detenido y pasado a retiro a las primeras 7 antigüedades de Carabineros:

José María Sepúlveda Galindo, Director General;

Jorge Urrutia Quintano, Subdirector;

Pedro Mayorga Martínez, Jefe del Departamento de Instrucción;

Julio de la Fuente Duarte, Departamento de Orden y Seguridad;

Fabián Parada Hormazábal, prefecto de Santiago;

Orestes Salinas Nuñez, Secretario general de la Institución;

Martín Cádiz Ávila, Jefe de la Primera Zona de Inspección.

Pero no solo ellos fueron perseguidos, un total de 150 carabineros fueron exonerados o dados de baja por la institución. Varios de ellos fueron detenidos y torturados, en distintas partes del país, entre los que se cuentan:

Zenón García, Mayor detenido y torturado en la Academia de Guerra Aérea, luego se fue exiliado.

Víctimas pertenecientes a la Policía de Investigaciones






Sin Comentarios
No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor
 
 Enlaces Relacionados
 Más Acerca de
 Noticias de editor


Noticia más leída sobre :
DENUNCIAN A BACHELET POR DESNACIONALIZAR EL LITIO CHILENO


 Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor quédate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo



 Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo


NO al Saqueo, CONTRA LA CONTAMINACION Y EL SAQUEO, NO al Saqueo
Por la Renacionalización del Cobre


“El Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable, e imprescriptible de todas las minas”

Exigimos una nueva Constitución y Democrática para Chile

RENACIONALIZACIÓN DEL COBRE: DEMANDA PATRIÓTICA, NECESIDAD ECONOMICA, IMPERATIVO POLÍTICO Y MORAL

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004-2006 por Truzone.